Naturaleza

Hiram Figueroa

Salado es el mar 
y el sabor de su ombligo 
me undo en ella 
si en la arena camino 

Miro a las montañas 
veo que llevan corona 
siento el calor de su piel 
cuando el sol se asoma 

Del cielo me llueve 
algunas dulces gotas 
y de una hoja ovalada 
tomo un sorbo en mi boca

Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.