Francisca cz

La Mar

Y me siento ante ti, frágil,

Y mi alma se resquebraja ante tus vaivenes,

¡Que inmensidad se propaga ante mis ojos,

Y en que pequeñez se recorta mi cuerpo!

Al cual su sombra apenas recubre tres granos de tu arena,

Y mis manos apenas entibian tus aguas tempestuosas.

 

Si quisieras de un solo golpe a mi alma comerte,

Y borrar en un segundo aquel punto de tu anchura,

Como la ballena que salta y arrebata, ex abrupto,

De las olas la sal, y de su agua el reposo.

 

Mar, me susurras al oído,

Junto con tu lento céfiro salado,

Me seduces, delirante, a oscurecer en tu vientre,

Y las olas llaman al quebrar, una a una, en el acantilado.

 

Ya quisiera yo abrazar tu inmensidad,

A guardar ese aliento que me arrebatas a tu atisbo,

A guardar el sentimiento del eco que dejas dentro,

Del corazón pequeño que como concha,

Hace memoria de tu pecho que ruge por su huida.

 

Comentarios3

  • Peniel Ramirez

    Del corazón pequeño que como concha,
    Hace memoria de tu pecho que ruge por su huida....

    por su huida...

    Gracias por este hermoso texto.
    Saludos desde una isla.

  • joaquin Méndez

    Frágil. Ay…mi… niña.
    Todas las mujeres, bellas… como tú.
    Sois frágiles, y tiernas… como los pétalos… de las rosas, que son frágiles y aromáticas pétalos…tiernos y hermosos… como tus ojos.
    Dulce… como tu sonrisa, apetecibles como, tus labios
    ¡¡¡¡Oye!!! Que te lo digo, con todos mis respetos.
    Jamás lo diría con ánimo de ofenderte.
    Pero en verdad… eres bellísima, muy bella.

    Saludos desde, España.

  • BAMBA

    ME SEDUCES, DELIRANTE!!!
    EN POCAS PALABRAS ES ASI EL MAR, TE LO DIGO YO.
    ME GUSTO TU ESCRITO
    SALUDOS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.