Eremita

La verguenza

Despojada de la coherencia y consumida por las pasiones

Naufrague  en océanos echados al olvido.

Condenada a amar demás, y echar de menos,

En esta álgida negrura, donde no prevalecen los sueños,

Me desvanezco, para eludir a la vergüenza.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.