lugar

OTRA COSA

Solo a caballo de un fantasma que me asusta

y me oscurece en su iluminada cabellera

no hay riendas sobre el cuello

y el mar parece lejano,

espiando un alarido de conciencia viajo

hacia sus manos pintadas de musa

y sus largos dedos como el horizonte de frontera

en la noche sin pasaje.

 

Es un sueño, un periplo dulce y pánico,

es la savia del imprevisto y una mañana sin calendario;

hoy el tiempo no canta como los pájaros en mi alma,

más sus alas aparecen en todo el espectro;

estoy lanzando maravillas al vacio,

a ver si dejo la espera

y asalto el hastío

en estos pasajes de rubor cautivo;

la música va veloz y un incendio recorre el laberinto

pero el diablo aconseja a Dios y ante eso...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.