La lluvia

Anne Black

La lluvia cae lentamente, el clima pesado, las aves se refugian. 

 

La gente se esconde en sus hogares, los perros huyen de la lluvia que comienza a ser mas fuerte. 

 

El viento sopla entre los árboles y las hojas se desprenden de las ramas. 

 

El día se oscurece con las sombras de las nubes, cargadas de agua. 

 

La tarde parece noche y el café reposa en la taza.

 

Mi corazón latiendo despacio y mi cuerpo estremecido disfruta de tus besos.

 

El ruido de la lluvia nos invita a 
querernos sin remordimientos. 

 

Solos tu y yo, en nuestra cama amándonos. 
Y la lluvia de testigo, que sella nuestro amor. 

Ver métrica de este poema


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.