β„π• π•£π•žπ• π•Ÿπ•’π•€πŸŒΉ

#missentimientos

 

A Una mujer le puedes mover el piso, 
más no le puede variar las hormonas, sin pedir permiso. El hombre absorbe su aroma así sea por deleite y yo, yo definitivamente no siento que tú presencia me altera mi ciclo hormonal. 
Y a mi personalidad le das un toque cálido y apasionado, de nuevo me has ilusionado. 
te vas adaptando poco a poquito, con dulzura y amor te has vuelto por mí muy loquito. 
Lentamente he comprendido cuanta atracción hormonal existe entre nos no me mientas te pido. 
Bailan las hormonas con los estrógenos a la par en su propio bar de secreciones que son similares a venenos. 
Somos armonía, en el universo, energía magnética cerebral para componer verso, sensores apasionados llenos de sabiduría. 
¡eso somos tú y yo día a día! 
Por eso te vuelvo a decir espérame no como manda el mundo impío si de verdad amas un suspiro mío. 
 el próximo jueves vestiré de ensueño llévame a soñar, porque eres mi dueño. 
Protege mi integridad, porque no amarte es una necesidad. 
Ten cuidado porque mis hormonas son más peligrosas que licuadora destapa'a
Para que me vuelvas a besar
Y me eleves a tu cielo, ese cielo brillará y nuestras hormonas pronto se calmarán
Ven, se parte de esta lanza sin igual

Ver métrica de este poema


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.