R. Gruger

POEMA DEL ANGEL QUE FALTABA

Hay gran conmoción en los altos cielos

toca la trompeta Gabriel con estruendo,

gran clamor ondula en las altitudes

urgente el Señor preside un consejo.

 

Forman querubines de alas oradas

uniforme fila que se pierde lejos,

y los santos todos con vestidos blancos

en silencio vienen ante el Dios eterno.

 

Y los serafines vienen también prestos

compañías de ángeles que replandecientes

se acercan al trono del Juez justo y bueno...

hay espectación... todo está en suspenso...

 

El Señor los mira amoroso y tierno,

Que se pase lista!, ordena al instante,

y las potestades de los cielos, todas

al sonar sus nombres contestan: Presente!

 

Cuando se oye el eco del último nombre

luce preocupado el rostro del Bueno,

falta un ángel, dice, con voz muy doliente

y todos se miran de sorpresa llenos.

 

Aquel angelito de mirada dulce

de ojos brillantes como ascuas ardiendo,

de tierna sonrisa inefable y pura

no está entre nosotros, se ha ido muy lejos.

 

Presto recorred todo el universo!

con voz resonante dice el Creador,

y todas las huestes celestiales, todas,

a cumplir la orden marchan con ardor.

 

Id por los planetas de mi creación!

A lejana estrella quizás el partió,

o detrás del sol se encuentra perdido,

talvez un cometa brillante siguió.

 

Quizás jugueteando con las nubes blancas

que cubren la tierra morada del hombre,

o en las verdes aguas de mares profundos

o en el infinito donde el alba rompe.

 

Mientras en los cielos reina confusión

una muchachita de voz argentina,

de ojos brillantes, boca purpurina

es de su familia alegría y amor.

 

Esa muchachita es el angelito

que escapó del cielo un día inolvidable,

viniendo a este mundo como ser humano

a traer dulzura a una buena madre.

 

Estaba la niña jugando entre rosas

en las azucenas, jazmines y nardos,

oyendo el cantar del viento en los árboles

y el trinar alegre de un dulce canario.

 

Gabriel que pasaba en búsqueda intensa

al ver la niñita dice: lo he hallado!

el ángel que el cielo reclama de urgencia

y que al Señor un día había dejado.

 

Así la nenita radiante y preciosa

un día nebuloso amanece enferma,

no basta el cuidado de la buena madre

ni aun los recursos de la ciencia médica.

 

Y ante el sufrimiento de la santa madre

sus ojitos negros muy pronto se apagan,

volando su almita hasta el Dios del cielo

que amoroso y bueno ya la reclamaba.

 

Compréndanlo todos, ella no era humana!

era un angelito tierno y candoroso,

que una vez del cielo habíase escapado

y fijó morada aquí entre nosotros.

 

Hay luto en la tierra, hay lloro y tristeza

ante la partida de un ser puro y bueno,

mientras allá arriba los ángeles cantan:

Ha vuelto el ausente!: Alégrese el cielo!

 

R. Gruger / 17-5-60

 

 

Comentarios4

  • DELICADA ABRIL

    HA DEJADO USTED A MI ALMA RELAMENTE MUDA , SIN PALABRAS
    ES PRECIOSO ENCONTRASE CON OBRAS COMO ESTAS ..

    LO APLAUDO MUY ENTUSIASMADA Y FUE UN UN PLACER HABER ESTADO ENTRE SUS LETRAS...

    SALUDOS Y MIS RESPETOS

    • R. Gruger

      Mi querida DELICADA ABRIL, valoro de verdad tu comentario. Me emocionan tus palabras. Penosamente este tipo de poemas no siempre le "caen bien" a todos. Claro, es cuestión de gustos personales. En todas mis "grullonadas" como les llamo a mis intentos poemarios, abordo una temática conservadora, tradicional, la mayoría con matices espirituales-religiosos, la familia, los niños, la patria, la naturaleza, poemas épicos, etc. Ah, y el amor suavemente erótico. En fin como puedes adivinar, soy un viejo con pretensiones de poeta de la guardia vieja. Dios te bendiga. R. Gruger

    • KALITA_007

      Tremendo poema, triste pero bello, te felicito mi estimado y querido poeta, animo, la vida es hermosa...
      Besos y abrazos...

      Kalita

      • R. Gruger

        Mi amada "Agente _007 (alias Kalita). Como siempre, te agradezco tu opinión. Ciertamente, a pesar de la tristeza, la vida es hermosa. No siempre podemos "controlar" la tristeza como tampoco podemos controlar los eventos tristes, pero tenemos que aferrarnos a esa realidad de que a pesar de todo: LA VIDA ES HERMOSA. Bendiciones. R. Gruger

      • R. Gruger

        Amada Lore25, fina poeta y mucho más, dilecta y sensible mujer. Veo que también tu eres una "llorona". Pués te diré que esa "grullonada" de este viejo Gruger, que según afirmas te ha hecho llorar, a mi, que precisamente lo escribí cuando murió una linda nena de siete años, prima de la que hoy es mi esposa de siempre, también me produce lágrimas. Obviamente esto devastó a la familia. Yo, envuelto en gran pena, le rendí homenaje con este poema. Y te repito, no puedo evitar llorar cada vez que lo leo, porque me recuerdo el triste evento. Dios te bendiga. R. Gruger.

      • nellycastell

        Muy tierno su poema y que bueno que el angel regresó a su destino, me dejo el alma es estado de paz absoluta amigo, un abrazo

        • R. Gruger

          Gracias Nellycastell por tu apreciación. Es bueno saber (y estar seguro) que al final nos espera la paz absoluta en el regazo de Dios. Dios te bendiga. R. Gruger



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.