Delirando (Título provisional)

Miguel Ángel Miguélez


Bajo la luna nueva,
en los delirios de esta noche fría,
mi voz a ti te eleva,
con cálida armonía,
el canto del amor al mediodía.


La voz de la pasión
que con irreverencia te reclama,
asiste a la razón
cuando a solas te llama,
y con tu suave caricia se inflama.


Perderme en tu mirada
después de imaginar lo que he sentido
sería una gozada
dispersa en un soplido
tal como un sueño, se ha desvanecido.


Silencio por la ausencia
la lluvia se llevó cada caricia,
dejando sin esencia
los rastros de malicia,
las noches donde gana la codicia.


.
Codicias van y vienen
las noches con los mantos los que a diario,
de astucia nos sostienen
presentes, que hace mario
si extraña aquel que ausente es su sudario.


Sudario del recuerdo
que comienza a hilvanarse, poco a poco,
en el costado izquierdo
ahora que, ante el foco,
las lágrimas derramas como un loco.


El mundo de los locos
sangrando en sus delirios da batallas
por cuerdos que entre pocos,
son voces que no callas
y viven resistiendo las metrallas.
.


Inscripciones extrañas
en árboles y piedras interrogan.
Del tiempo sus entrañas
con matices dialogan,
por la vida y los bosques es que abogan.


.
Se vio a Caupolicán
en Junglas y sus vírgenes santuarios,
que a dos ungió en Titán
en sacros escenarios
que sangran por la vida, amor a diario.


¡Amor! Estigma ardiente
que eternamente fluyes por el pecho.
¡Letal enigma hiriente!
Destruyes al acecho
y creas cuanto siente mi barbecho.


Amor por ti deliro,
es que la fiebre misma me convoca,
que casi no respiro,
lo real que trastoca
la razón anegada desenfoca.


Un santo oficio tengo, 
pudiera ser vistoso y ordenado.   
¿Acaso me prevengo 
cumpliendo lo mandado? 
Reviento con mis dotes el candado. 
 *
Las llaves no las quiero, 
ya no me sirven para nada bueno. 
Por gusto me supero, 
es un amor sereno 
dispensado del mal que da el veneno. 
 *
Ahora estoy contigo, 
gozo lo acaecido con placer. 
Olvido mi castigo, 
omito lo de ayer 
y solo pienso en plácido querer.  
 *
La suerte está conmigo, 
comparto los designios de la vida, 
los dos somos testigos 
de gloria presumida 
y juntos hemos visto la salida. 
*
Antonio Miguel Reyes Soto


Y mis cinco sentidos
se divierten pensando cada beso,
al sonar pervertidos
de las ganas es preso,
recorriendo la piel, quedando impreso.


Mortaja de pasiones,
de historias inconclusas, de locura,
amor y la ternura,
profundas emociones
que encierran la quimera en la espesura.
*
Amor inalcanzable
que entierras tu aguijón en mi conciencia,
dejando el imborrable
sentimiento y su esencia
en limbo de dolor sin tu presencia


Por ti, muero que muero
y muerto en el Averno ya no pienso
allí no existe fuero
no asestes mi descenso,
estoy sin tu amor solo e indefenso


'Delirando por lira'
Escribir con la lira, duro un año,
y me costó la tira
y no les cuento engaño
que el escribir con liras no es extraño.


.
Las liras que deliran
darán este final por un acierto
que siempre me retiran
la sombra que ha cubierto
de pena, tanta flor, de mi desierto.
.


Delirio fue encontrarte
y nunca fantaseo en desatino
saber que voy a amarte
es razón del destino que camino
tu amor venga es mi sino.


Porque al verte deliro
con la fiebre del verso desbordado
descosido reviro,
con el mal de tu agrado
entrelíneas pierdo lo trazado.

Ver métrica de este poema
Llevate gratis una Antología Poética ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos


Comentarios2

  • Miguel Ángel Miguélez

    Gracias a todos por vuestra participación, ¡me encanta el resultado! 🙂

    Esta semana estoy bastante liado con la huerta, pero sacaré algo de tiempo para recitar y publicar este hermoso delirio.

    ¡Un fuerte abrazo y, de nuevo, gracias por vuestro tiempo e inspiración, poetas! 😀

  • Llaneza

    Un placer leer cada uno de tus versos Antonio



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.