perlacriolla

El reencuentro

En el aire se oye

el lejano eco de los tambores.

Cuando nuestras vidas

volvieron a cruzarse

en esta encrucijada de caminos,

nos miramos un instante

con el asombro de un niño

ante su juguete nuevo.

Para confundirnos en la noche

con un abrazo largo... tan profundo.

Entre el estupor y las risas

y nuestros corazones desbocados

rememoramos tiempos lejanos.

Nuestras voces decían adiós

y nuestros pies decían alto.

¡Cuantas veces pensé en ti!

El lejano eco de los tambores

nos cuentan que no

nos habíamos olvidado.

En el aire se diluye

el lejano eco de los tambores.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.