No hay ocaso

Carlos_90

Es un grito desaforado,

que enmudece el sentir,

el alma no sabe si morir

el cruel ocaso ha llegado.

Se recuerdan días pasados

nítidos en la memoria;

son escenas irrisorias

de instantes inolvidables 

de ratos bellos y agradables

que quedan en la historia.

Los colores del pasado se opacan

al recordar vividos momentos

se esfuman reacios en el intento

por el laberinto intrincado del olvido;

en el horizonte senil se vislumbra

destellos de claridad en la penumbra

se aferra el alma y el sentido

a la fuerza etérea y fantasiosa

que es intensa ,sublime y maravillosa.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.