Emi Parra

Motivos Suficientes

Mañana será otro día, más de lo mismo,

harto de la ignorancia que todo sopesa;

el pobre, el rico que deambula y no cesa

de comprar el mundo con cierto estrabismo.

 

No hay corriente en la ventana

no hay torrente de sol ni nada

son las pruebas de un delito

las de un corazón marchito.

 

Y los días caen como losas

y mi mente no desespera

sabiendo que ha de llegar la hora

que suenen trompetas rosas,

un sentimiento de vida plena

tu mirada incandescente

aún miro y estoy sin verte

coso hebillas a mi condena.

 

Tres rosas hay en mi modesto jardín

vetustas y hermosas como todas las cosas.

Sin agravio ¡me despeño!

Por comparar…

un trozo pequeño

con todo el mar

de tus ojos verdes

o tu andar moreno

o tus manos nada corrientes.

 

Tres mantos de agua tibia

sobre mi peor herida.

Bálsamo de mi inconsistencia

por donar esta vida

a su linda inocencia.

Qué no daría yo…  por tu risa.

 

Tres faros en alta mar.

En la penumbra

el océano es oscuro

y ancho y profundo.

Una luz que me alumbra

y, a lo lejos… tu voz

sopla como un susurro.

No puedo recuperar mas amor

que el que voy dejando

en el fondo de tu olor

tu inmenso olor…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.