Iraultza Askerria

Azucena

Ah, hermosa azucena en este valle
eres miel en boca de serafín;
del ladrón codicioso su botín.
Ojalá entre mis brazos yo te halle.

Como la vagabunda de la calle
que se abre de uno a otro confín,
en mi corazón te extiendes afín,
por mi cuerpo, con lujo de detalle.

Azucena estival, ¿dónde estarás?;
tu aroma en este valle y nada más,
y tus caricias sólo en mi recuerdo.

Azucena querida, mi azucena,
nuestra pasión está llena de pena,
y ha convertido en loco a un hombre cuerdo.

 

Iraultza Askerria

http://iraultzaaskerria.wordpress.com/

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.