Angustia-.

Ben-.

Me hacen daño

tus carantoñas

los latidos del uniforme

el vestido rojizo de sal formulada

la salina donde vivificas mi ánimo,

el reptil rectilíneo en que acaba

tu extensísima cola.

La angustia despreocupada

que augura un relativo bienestar opaco;

la antigua memoria sin amnesia

que ocupa ahora tu vulgar asimetría,

me da de ostias por todos lados.

Así, multiplicas mi decadencia,

revitalizas mi esqueleto de ser humano,

la hoguera donde yacen cenizas

ausentes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.