ninfadora

EL ESPEJO, TU SOMBRA Y YO



En esas horas tan largas y sombrías,

Cuando tu ausencia es mi torturante compañía,

Puedo ver tú ingenua y etérea figura varonil,

En esta luna impasible de cristal y plata fría.

 

Apareces  cauteloso, mirándome ajeno

Delante de mis tristes ojos,

Cuando mi mente en abatida agonía,

Evoca  el recuerdo mutilante de tu cuerpo;

En este efímero espejo muerto y sin  vida.

 

Y me aferro a tu imagen  viril,

Deseándote en mis adentros,

Sabiendo que en esta noche amarga no vendrías;

Y solo me acompaña en este violento insomnio,

Tú aguda y angustiante alusión.

 

En este crepúsculo que  todavía  es lento en sus horas,

 Siento cercana la sombra de tu cuerpo,

 Metiéndose implacable entre mis poros,

 Robándome la vida sutilmente;

Y dejando sin suspiros el fondo mi piel,

Arrebatándome el alma casi muerta, casi vacía.

 

Y mi ser se extravía, en la sombra de tu recuerdo

 Al erizarse mi carne y mi capullo, con el sudor de tu figura

Que se desvanece inquieta y se escabulle de mis manos.

 

Estas manos que al tenerte, cobran vida enloquecidas

Y mueren cuando tu no estas conmigo,

Y solo tengo tu ilusión 

Para vivir sintiéndome

Por ti vencida.

 

Y yo he quedado en esta noche de cruel melancolía,

Con  el alma vacía,

Y la vida suspendida

En el vaivén desnudo de unas  manos;

Que no son las tuyas, si no son las mías

Que van de los botones de mis pechos,

Húmedos del aliento  tu sombra

 

Recorriendo sin descanso,

El mapa de mi cuerpo, buscando tu fragancia

Y llegan sigilosas a mi Venus,

Llevándose en su cuenco, el capullo fresco

De mí esencia.

 

Cuando las horas se han detenido insistentes,

Torturando mi mente, ávida de ti

Mientras en este nocturno tormento de soledad;

Me quedo yo…

Con las entrañas enrarecidas,

Anhelando tú presencia firme frente a mí,

Sabiendo inútilmente que no estas aquí.

 

Que esta un espejo que  no responde,

Que  esta muerto cuando  en el te veo,

Con tu  sombra que no me toca,

Que  palidece.

 

En estas cuatro paredes,

Nos hemos quedado a solas

Esta larga noche,

Otra noche más,

Haciendo una vez  más el amor,

Entre nosotros…

El  ESPEJO…

TU

SOMBRA…

Y  YO.

Comentarios4

  • KALITA_007

    DERRAMAS, BELLEZA PASION Y EROTISMO EN TUS BELLA LETRAS..
    POETA..
    MIS ELOGIOS Y SALUDITOS..
    KALITA.

  • PALOMAALONDRA

    precioso amiga, perfecto, es muy cierto lo que escribes,

    es muy seductor y triste a la vez, una mezcla de crueldad soledad y amor y pasion sincronizados..felicidades

  • Carlos R. Barrera

    No cabe la menor duda que tus palabras son profundas, pues seduces, cautivas, enamoras al leer tus poemas, y entender que dices mas de lo que escreibes!!!

    Muchas felicitaciones!!!

    Carlos R. Barrera

  • ninfadora

    ¡gracias!

    amigo por tus poemas en verdad que me sorprende lo que cada uno piensa sobre ellos jamas me lo imagine.

    un beso y un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.