Lucila De Melo

CABALLO DE FUEGO

 

Caballo de fuego
no esperes a luego,
galopa en mis brazos
y únete a mis lazos;
tengo tu montura
sobre mi cintura,
ya siento tu trote,
corre por mi escote;
dame de tu brío,
siento escalofrío,
puedo cobijarte
nací para amarte;
en esta carrera
¡Oh, mi primavera!,
¡quiero cabalgarte!,
¡yo no he de frenarte!.

 

Caballo salvaje,
los dos en el viaje,
llevaremos flores
de muchos colores,
y recorreremos
por si nos perdemos,
campos y praderas,
ríos y laderas;
nos impregnaremos
de aromas y haremos,
mañanas de ensueño,
fogatas de leño;
¡juntos somos uno,
como no hay ninguno!,
¡juntos somos soles,
jugando a faroles!.

 

Lucila De Melo(MMGA)
Uruguay

Ver métrica de este poema


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.