Francisco 1987

Celos de

Celos de las piedras

del rumor del mar

de los alabastros

de las colinas en Zurich

 

Celos de los gatos

de sus eclécticos nidos

de las alpargatas

de los simios

 

Celos del calor piurano

del humo del tabaco

de la transformación de la mariposa

del cáliz de la libertad

 

Celos de tu voz

de la muerte

del vaivén de las olas

de los conejos tuertos

 

Celos de tu piel

de tu aliento

de tu joven corazón

de la ubicuidad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.