a. santas

el arbol caído

tras el árbol caído, condenado,

se acerca el leñador con su herramienta,

cercena ya la vida que sustenta

el aire del arroyo ponzoñado.

 

desciende el viejo tronzo, atenazado,

se acerca el matadero, que alimenta

la codicia del hombre que se sienta

en una mecedora, adormilado.

 

al fin muere la savia y se derrama,

la más vieja raíz su tronco olvida,

y el tronco dice adios a cada rama.

 

la rama dice adios a tanta vida,

algunos de los troncos ya son cama,

algunos hacen muebles y movida.

Comentarios2

  • KALITA_007

    amigo.. que tristeza he sentido....
    muy emotivo.. verdaderamente.... el hombre con su indiscriminada forma de ver la vida ...está acabando con todo....
    kalita, es muy bueo tu pema..
    kalita.

    • a. santas

      gracias, veo que lo has entenido, soy oscatrosamurais@hotmail.com. entra en contacto comingo, no se de donde eres, pero aqui en galicia, cuatro ancianos se estan quemando lo poco que queda, si lees la prensa o ver las noticias, la plaga de incendios te lo ilustra todo. de acuerdo.

    • Graciela Dantes

      Sin palabras, me lo llevo. saludos y besos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.