Donaguil

NADA ME HACE TAN FELIZ…



Quiero encerrarme en tus brazos,

enamorarme lento… de tus suspiros,

perderme en la espesura de tus rizos

y anegarme en el brillo de tus ojos.

 

Me tienes prendada a tu miel

y nada me emociona más que tu piel,

que hasta diluyes la amargura de mi hiel

con la ternura de tus caricias de oropel.

 

Nada me hace tan feliz como retozar  

entre los límites de tus fronteras…

de besos y mimos adornarlas…

hasta robarte el quejido que estremece.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.