Edgar E marquez Orozco

La Luna Y Ella

Mi corazón se ha esparcido en mil pedazos

todo por culpa de una de las tierras del Neruda,

cuya mente fácil controlable, me perturba, 

y mi inmenso pero pequeño corazón acude ignorando

al tal fracaso

 

Dejó gran marca desesperada en mi cuello, 

logre probar ese esplendido sabor de su impaciencia; 

Fui uno más de aquel verano lleno de gente sin creencias 

y de gente ignorante, que piensan que tomar será su sello 

 

A lo mejor por eso la luna y ella tienen tanto en común,

la luna es bella y brillante, pero no la conozco,

y hoy la vi cerca y no brillo en la multitud 

 

Pensando en ella, me veo como un payaso en el espejo 

logre entender, que la luna y ella a lo mejor son tan bellas, 

porque siempre las admire a lo lejos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.