Tommy Duque

Horas Perdidas (Soneto)

 

Horas Perdidas

Aquel reloj que había desarmado,
reclama triste por las horas idas,
yo me río, pues sus partes perdidas,
de sobra quedan al ser rearmado.

Ese reloj de cuerda, acelerado,
va estropeando su tiempo a mordidas,
acusando a las horas de bandidas,
sus alarmas repica bien frustrado.

No recuerda porqué se va tan lento,
armarlo una vez más, yo se lo pido,
y el silbido del viento le dé aliento.

Hoy queda solo el polvo del olvido,
que forma dunas al paso del viento,
¡Reloj de cuerda, tu tiempo has cumplido!

 

Tommy Duque
Sep 17 2021
Riverview, Michigan.
Copyright © Derechos Reservados.

Ver métrica de este poema


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.