Raúl Carreras

Hierática vestal

Vistió toda su piel
de castos artificios,
de la blanca pureza virginal
que otorgan los armiños.

Hierática vestal
del riguroso mármol que, pulido,
alivia los contornos delicados
del templo bizantino.

Misterioso santuario,
sepulcro donde yacen los cariños
de púberes pasados,
de amores de otro siglo.

Lucían la coraza de su porte
dos vidrios de berilo,
que helaban los humores de mi cuerpo
vistazos fugitivos.

¡Qué pena la pusieran en mi senda
los hados del destino!
¡Qué pena que quisiera mi codicia
entrar en su recinto!

¡Qué error no adivinar
que su boca mentía entre suspiros,
que era su corazón
de piedra y de granito!

Pensaba que el contacto con sus labios
llenaba las tinieblas del vacío,
y sólo penetraba en el infierno,
pensando que pasaba al paraíso.

Comentarios3

  • Jerry Mendez

    Muy buen poema. Me encantó la ultima estrofa.
    Saludos.

    • Raúl Carreras

      Muchas gracias por tus palabras, Jerry. Un saludo.

    • LORENZO ARATU

      Me ha gustado tu Poema.
      ¿Silva arromanzada?

      • Raúl Carreras

        Muchas gracias, Lorenzo. Así es, es una silva arromanzada.

        Un saludo.

      • Xabier Abando

        Precioso poema, sugerente y admirablemente escrito. Saludos

        • Raúl Carreras

          Muchas gracias por tus palabras, Xabier. Un saludo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.