Pedro Antonio Borges Rodríguez

PAISAJE MEMORIAL DE UNA IMPETUOSA DERROTA ANTE DIOS

El rencor desfavorece a la sabia 

Y alimenta el horror de la guadaña 

Yo sentía su oscuro ropaje 

Hasta que desnudo,  moría 

 

Roto, el corazón me decía 

¡mira a las almas empobrecidas por el llanto enardecido de las ánimas!

¿Puedes acallar sus negros cantos por un rato?

¡me preocupan!

¡Mira cuan imbéciles parecen!

Por soportar tanto 

 

El cuento se repetía 

Y dolía el alma entera 

Porque un corazón en la escombrera 

Es un deshecho del que no se fían 

 

Entrenando la mentira

De la bondad que Dios propaga en la tierra 

Veo que más fácil es caer en la guerra 

Si con tezón, desafias su ira 

 

Yo entré en su astuto juego 

Y me incliné hacia la obediencia 

Pero no es virtud, ni tan si quiera, la paciencia 

Cuando le faltan piezas al lego 

 

Perspectivas holísticas sobre una derrota sin igual 

En su invariable lucha de feroces titanes 

Golpeó fuerte, rompiendo mis planes 

Amanzando mi fiera bélica infernal 

 

Soles fríos

congelaron el corazón herido del desierto 

Salpicando la luz enebrada en la limitación 

Pero, soy oriundo del lugar de la razón

Y padre fiel de la declaración que fomento 

 

La foto estival desnaturalizó su sobriedad

Hielos de sangre deshicieron su clamor

Hoy se tercia un día de confuso temor

Pero su espesor finalizará en claridad

 

Hojas de pábulo consolidaron su amor 

Fiebres alternas refrendaron la fogata

Hoy navega a rienda suelta

 la fragata

A causa de su tezón y superación 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.