Dux Den

El ocaso

Me dieron a elegir un día en Marbella
con liras de color, muy tiernos encantos;
la orla de una rosa y emblemas magantos,
la risa y la flauta de toda doncella.

Pues, también habían dardos y mastrantos 
con un solo dolor de memorable huella, 
y vi que entre todos me observó una estrella:
«la niña del cielo... sus grandes amiantos».

Y viendo la apuesta del roble y el bledo,
yo, secretamente me distraje todo,
que dejé a un lado lo patán del lodo.

Así, yo bien dije: «¡la verdad no puedo!,
pero viendo musas, con ella me quedo,
para descifrarle su divino modo».

                                Dux Den

Ver métrica de este poema

Comentarios4

  • Omaris Redman

    Hermoso paisaje, saludos Poeta,

  • Antonio Miguel Reyes

    Marbella no es la más bella
    pero es guapa toda ella.
    Un abrazo

  • MISHA lg

    bello cuento poeta , buena eleccion gracias por compartir
    Así, yo bien dije: «¡la verdad no puedo!,
    pero viendo musas, con ella me quedo,
    para descifrarle su divino modo».
    besos besos
    MISHA
    lg

  • Intensity ✍️

    Bellos versos, un fuerte abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.