Estimado Alegre

Emperatriz Del Reino De Su Alma

"Te quiero, pero no te amo"

"Te necesito, pero solo cuando yo lo desee" 

"A veces deseo caminar contigo de la mano"

"Otras simplemente imploro que no estés" 

 

Tormentas huracanadas 

Invaden la ciudad del amor.

Olas gigantes inundan perturbadas

El castillo de mi alma sin apenas compasión. 

Reina de la ciudad del amor

Que ignora ocupar su trono.

Emperatriz sin compasión

Viuda de un ser cuyo amor clamó su abandono.

 

El Mundo oscureció

Ante su desfachatez vileza.

Al Mundo entero enfureció 

Por no ceder ante la joya de su belleza.

 

"Pero yo soy una flor libre.

Nada ni nadie me impide florecer

Pues cada pétalo que permanece visible

Puede a cualquiera florecer" 

"Soy como el sol al amanecer

O como la luna al anochecer,

Ellos gozan de su  libertad

Allá donde nadie más puede acceder

En su absoluta oscuridad"

 

La Emperatriz viuda

abandonaba su reinado

Mientras el pueblo exaltado 

Ansiaba su tortura. 

Pero entonces, su Majestad El Apasionado

Como muestra de su ternura

Abrió sus brazos, 

Sus ojos, su corazón, y armado de valor

Exclamó; 

¡De todos es sabido,

Que la emperatriz renunció

A un amor que por mí fue concedido!

 

¡De todos es sabido,

Que su corazón fue considerado infame

Porque ella exclamó quererme

Pero no amarme!

 

Pero de todos es sabido

Que si la emperatriz

Siente su corazón herido

El pueblo, nuestro reino,

Quedará por siempre maldecido.

 

Si cualquier flor del reino,

Que es vuestra ciudad, es pisada,

Vuestro reino, vuestras almas,

Vuestras vidas quedarán por siempre devastada.

 

El Mundo necesita de flores para poder embellecer

Este lugar inmundo que con nuestra maldad hemos ensuciado. 

  • Autor: Estimado Alegre (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 17 de octubre de 2022 a las 16:50
  • Categoría: Cuento
  • Lecturas:
  • Usuario favorito de este poema: Omaris Redman.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.