migreriana

Y si el viento se pierde...


Y si el viento se pierde y nos dejamos llevar,
entre los àrboles , en donde la caricia nos sorprenda
y el sol cuele los relojes y tus horas se hagan dìas,
para que no nos pidamos la coincidencia o un puente
pequeño que guarde alguna que otra huella.


Y si, el viento se pierde
Y en bosque que empieza
Cuando cruzas el puente
Nuestras huellas se encuentran
Niebla y rocío besándose
Cuándo el viento, se encuentre


Que bello sería que el viento nos disperse
junto al tiempo y las penas,
dolores y tristezas,
y volar,
y el sexo aliviare los orgasmos
sin bajarnos nunca jamás.
no quiero sabers donde caer,
pero que bello sería,
sucumbir contigo..


Se perdieron las palabras,en un callejón sin salida
Allí dónde la oscuridad reina y el miedo oprime
Ojalá volvieran volando,
golondrinas viajeras
Antes de que anochezca y nos muerda el frío
Con el viento perfumado de jazmín y azahar


Y si el viento se pierde a nuestro alrededor, si no se mueven las ramas de los arboles, ni se sienten los pajaros del monte, ni se escucha las hojas al caer,y solo quedamos tu y yo en la orilla de un rio donde todo se hizo silencio, solo se sienten nuestros besos, nuestras caricias y nuestros suspiros de amor, que nos dejan enamorados, por que los ruidos del monte se los llevo el viento para dejarnos solos en el universo, en aquel monte congelado en el tiempo, donde solo vivimos la alegria de nuestro amor.
Jorge Serra.


Vamos ayá donde la densa enramada nos ampara
a columpiarnos entre los risueños querubines invisibles
con la alegría de los infantes y la rebeldía innata
que hace hervir la sangre de la tierra hasta teñirse
de un especial escarlata, fulgente, que del cielo baja
cuando esta agua viviente yueve así, pues se siente tan triste...

Comentarios1

  • Alfredo Saez

    ***
    -"Agárrate Catalina...!"
    No sé si el observador
    suspira
    mira
    o admira
    la ascensión de la trapecista,
    rutinas aeróbicas a metros de la pista
    donde la gélida Muerte no tan oculta camina.
    -
    -"Agárrate, Catalina!"
    Oran las mozas,
    las viejas
    y sus amigas...
    Geometrías en las alturas
    por la pequeña y acróbata Cata
    guiñando muy feliz el ojo a la Parca,
    hierática con azabache paciencia de milenios
    que aquella noche en el circo de nuevo ganará.
    -
    De Catalina la postrera audaz pirueta final
    y Moira adusta recibe el joven trofeo terminal.
    -Alfredo "Charo"Saez-
    ****



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.