pfleta

Cena

 

Cariño, hoy preparo la cena:

una mesa bien lucida,

con dos velas encendidas

cuatro ojos de candela

y un ramito de violetas.

 

Un silencio que se siente

envuelto en música barroca,

unas miradas que brillan

a ambos lados de la mesa

y dos seres que se estiman.

 

Unos entrantes de poesía,

una suave ensalada de caricias

aliñada con un beso en la frente,

un dulce toque en los labios

y unos dedos entrelazados.

 

Luego, una pasta de letras

formando palabras de amor

que dulcemente probaremos,

degustando como versos

del soneto que más quiero.

 

Más tarde, un pescado deseado

con aromas de mar y de cielo,

con perfume de tomillo y romero,

regado con blanco aromatizado

y agua bendita de nuestra fuente.

 

De postre, tarta adornada con risa,

con miel del panal de la vida,

unas cómplices miradas, una sonrisa

y unos brindis con cava, mientras

el tiempo se para sin ninguna prisa.

 

Y beberemos deseos en esta noche de amor,

y cenaremos, por fin, con deseo y pasión,

y amaremos, soñando una vida mejor,

y nos diremos te quiero sin ningún temor.

 

 11 de septiembre de 2009

Pau Fleta

Comentarios1

  • Nuria Madrigal

    Her mo so! Me imagine toda la escena; la mesa puesta, la música, el degustar poco a poco esa compañia que promete mil y unas vivencias que solo se pueden disfrutar cuando dos almas sin palabras comparten el placer de estar juntos. Hablando el language secreto de los amantes enamorados.
    Precioso Pau



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.