Lucy Quaglia

Algonquin Número Siete

Con un rallador
que tengo en la mano
voy rallando el tiempo
de la vida de antaño.
Los loons se pasean
flotando en el lago
frío de deshielos
que el agua aumentaron.
El verde del bosque 
susurra por siempre
llenando mi oído
de cantos y ruídos
de hojas que se mueven
sin prisa ni pausa. 
Son hojas que bailan
al son del sonido
del viento en el agua
mientras que se escuchan
cantos de mil ranas.
El asador cerrado
va indicando algo: 
señoras, señores
nos vamos mañana.
Dejaremos esto
que es casi un edén
enfrentando pronto
los mil despelotes
que esperan en casa,
vida cotidiana
del pueblo que tiene
todas las ventanas
mirando hacia el sol
saliendo temprano
en cada mañana.
  • Autor: Lucy (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 22 de septiembre de 2022 a las 21:53
  • Comentario del autor sobre el poema: Éste es el último de los poemas que escribí desde el Algonquin Provincial Park, ese año tan feliz antes del 2015. Muy lindos paisajes, verdes de plantas sin fin, de agua fresca y cristalina en lagos, ríos, arrollos, valles y colinas, con aves solitarias nadando, volando, haciendo el amor, anidando, llevando sus pichones al lomo, los cantos del loon, pato silvestre hermoso y genial, capaz de sumergerse en el agua nadando por un buen rato para pescar sus presas y apareciédose muy lejos desde donde se sumergió primero.
  • Categoría: Naturaleza
  • Lecturas:
  • Usuarios favoritos de este poema: Omaris Redman, Francisco Villa, Mauro Enrique Lopez Z., alicia perez hernandez, Haz Ámbar.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.