OCAMPOS

A veces, el silencio.

A veces,

el silencio es violencia.

Esta calma del día,

se queda en los rincones de la ciudad.

Las palabras,

como burbujas vuelan,

 vacías y sin sentido,

a veces,

las palabras son violencia,

Silencio y palabras,

Se hieren en la ultima

 intimidad del amor.

Hay puentes que unen orillas,

 la violencia aleja las orillas.

¿Cuánta reflexión hay en tus palabras?

¿Cuánta reflexión hay en tu silencio?

 

Tu mirada lejana,

no alcanza a ver amor.

¿Seguirás

simulando lo que no ves?

Tu mirada cercana,

solo ve la piel desnuda,

que tiembla entre vértigos.

 

Noche apacible,

 tu alma alcanza las estrellas,

 el amor se esconde en las esquinas,

 bebiendo de un sorbo

los susurros de unos labios,

Como, luciérnagas

antes del amanecer

escapan de la pasión.

 

Tu amor es tan simple,

 y lejano.

¿Para qué miras las estrellas?

 Buscas los días que amaste,

tu búsqueda,

 no encuentra el olvido

tu mirada,

no alcanza la ausencia,

¿Para qué miras estrellas?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.