José Luis Barrientos León

Me abandono en ti

 

Emanaba calma de su mirada profunda

como agua refrescando la distancia

renovando la historia, conmoviendo el destino,

derritiendo los hielos que impiden los latidos

y hacinan el pensamiento, desprovisto de afecto

 

Todo se abandona ante ti,

mi cabeza, mi cuerpo,

mi alma y mi sentir,

renuncian a la agonía de la soledad,

que ha tajado el tiempo,

como imagen tronchada por la mitad,

reclinada, de rodillas, adorando el olvido

 

Deje que el firmamento roto derramara los rayos de la pena,

Trace las líneas de lo que sería el camino,

y escogí un lugar para establecerme,

escogí las palabras para explicarte mi vida.

 

Las ruinas de mi pasado se renovaron con tu dignidad,

mi orgullo natural fue humillado con tu humildad,

las sombras oscuras de la noche, fueron iluminadas por tu claridad

Tú, la brillante, la incondicional,

transformaste la caricia en bondad

el viejo libro en una vida por disfrutar.

 

Ver métrica de este poema


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.