Lord VanVle

Mi tesoro, mi felicidad

Eres el tesoro que todo pirata peleo,

Lo más hermoso que en la creación se encontró,

Por eso hoy hago honor a un ángel que el cielo envío,

Para que nos alegrase con su grato perfume y eufórico valor,

Tu hermosa flor eres del artista inspiración no soy un gran poeta,

Tampoco un gran escritor pero estas palabras salen del fondo de mi corazón.

 

Las estrellas se disgustaron,

Los vientos se molestaron,

Al saber que Dios había concedido a la tierra

Una de las mayores promesas y bellezas; la luna

No aguanto el llanto al saber que había un lucero

Que resplandecía en la oscuridad, al saber que era un ángel

Del cielo llenándonos de felicidad.

 

El sol hizo huelga no soporto

El saber que había una luz que brillase más que él,

No pudo hacerse a la idea que tu amada mía eres superior

A toda la creación, a toda imaginación.

 

Ni una diosa como Artemisa,

Ni un sabio con Einstein,

Podrá compararse contigo,

Eres la perfección que Dios me regalo

Para que habitará mi corazón...

 

Derecho reservado Mafe  e Iván Velandia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.