Pedro Pablo

Formas del barro.

 

 

No conocemos sus rostros

a lo sumo

esas extrañas formas del barro

que pululan por las alturas.

Siempre se esconden en la niebla

y siglos después

acuden a calentarse bajo el sol.

El proceso también puede durar

un solo instante

cuando la raíz de ciertos árboles

pronuncia tu nombre.

Entonces los labios se abren

en el suelo

y mencionan un modo de la arcilla

un linaje

pero tú indiferente

sigues por el trecho del mundo

abriendo y cerrando bocas

en el camino.

 


Comentarios2

  • Elo

    Hermoso poema, tienes un estilo muy bueno!!! Me gustó mucho leerlo!!!

    Felicitaciones...
    Un beso.

  • Pedro Pablo

    Muy agradecido por tu hermoso comentario.

    Un saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.