lugar

Su invierno rechazo

 

¿Que espuria fama te tuerce,

absortamente negada en un cielo casi oscuro?

¿como te fuiste a quedar en la maldita ciénaga urbana?

¿que diablos ardieron en tu cerebro mustio?

¿que diablas?

Sin pausa buscando el misterio del cuento

emerge del cuadro porfiada

la absurda intencionalidad

de tus brazos de nieve

de tus puertas ardientes

de tu armado implacable

en juicio indecible.

 

Para nacer de nuevo

no podré repetir lo eterno

más bien mi bien complejo

que adora los parques y el sol desde lejos,

desde el mitar de la sabia silente

recorreré las casas solitarias,

perdido en las habitaciones

del corazón mancillado,

cursi y doblado

horrendamente distante

cercanamente tardío.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.