Paco Jose Gonzalez

INMENSA OQUEDAD EN LA QUE HABITO

 

Tuve inquietud,  y miedo en la esperanza,

 Huiste sabia y emitiendo un veredicto fatal,

 Como no  poder terminar “Ulisses” de Joyce,

O no ser amable y falso en los charcos,

 Que ensucian los leves te quieros,

 Que se dicen a la mitad y con papel en la boca,

 Y la locura arañando los calcetines.

Y de ahí, ya un todo , un bucle de tinta de calamar,

 Donde se rompen todas las bisagras de la mente,

 Donde  ,intrépida, la lechuza del almacén gigante

 Sigue dando miedo en las noches de lluvias y llegar de camiones.

Te fuiste  y yo, iracundo, febril, desencajado volé los puentes.

…Y te hiciste vida amante, de súbito, ¡ maldito miedo!,

Cuando duele imaginar la soledad, pozo sin fondo.

Y vagué buscando amores, fui buscando pasados,

 Fui tierra atrás, desperdiciando querencias sin mesura,

Con afán trillé en mi era el trigo para mi pan,

 Se lo llevo un viento atroz con un agujero enorme

Como la gruta desierta donde habito.

Paco José González

Comentarios2

  • Alberto Escobar

    Es como querer poner palabras al marasmo. La Soledad a mi entender tiene que ser fuente, no desembocadura. Un abrazo hermano, y mi ánimo con él.

  • Paco Jose Gonzalez

    Si, es una catarsis de palabras sobre un circulo en la arena, y en este caso, la soledad si es el fin.
    Gracias , Alberto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.