ղҽցαԵíѵҽ ตαղ 🍃

վօ զմísҽ

 
 
Déjame que mencione su nombre 
ahora que aún insiste el recuerdo,
sentado en la banca sin parque, con frío y sin vereda
 
sabes
déjenme revivirla de inviernos y de primaveras
con lunas y sin estrellas
pues todas tiritaban en la profundidad de sus ojos negros y alborotados
 
sabes
yo quise entregarle todo el mar con mis manos
y no me creía, solo decía que estaba loco, 
que era imposible
 
yo recogía las rosas de la risa del frío
que al viento robaba del parque a su vereda
y no  las quería, 
 
yo quise ser viento
para estar siempre en su rostro
y no me creía, solo decía que era imposible
mientras huía, siempre huía
 
yo quise ser de noche, oscuro y callado 
para estar siempre en sus ojos si dormía
y no me creía
 
¡hasta el día... en que murió!

Comentarios1

  • Melisa 94

    Q triste . pero hermoso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.