Discepolin

Gran Actor

Deseo fingido.

Besos secos.

Cariño autoimpuesto

como inútil intento

de avivar mi cuerpo de mármol,

buscando sentir el flujo de sangre

dentro de mi piel inerte.

 

Creí que para abandonar la soledad

uno solo necesita compañía,

sin tener en cuenta

que la soledad viene de adentro

y que un corazón muerto

no se revive fingiendo.

Comentarios1

  • Carmen Ubeda Ferrer

    Fingiendo nada se consigue.
    Soledad , cuerpo de mármol, besos secos. Si no hay pasión no hay nada.
    Me ha gustado.
    Saludos de
    Carmen



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.