Alberto Escobar

Madera rota.



 

El mito del eterno retorno,
la eterna rutina —tan necesaria
y tan denostada...

 

 

 

 

 


Es el no salir de un círculo vicioso.
Es ver que las vueltas del reloj
son vueltas sin sentido, hámster
que cual un Sísifo que roe
va cabalgando sin descanso
y sin producto, en el mismo sitio,
en el mismo escalón infinito
de una escalera que caracol
va sinusoide a ningún lugar.
Es un repetir de repeticiones,
una fuerza centrípeta
que te llama a su centro
para cual agujero negro engullirte,
disolverte en energía para chupar
de esta toda la savia que contiene. 
Es eso. Es un vertebrar constante
de columnas que sostienen una nada, 
es una manera de estar vivo
sin vivir, solo ver pasar un reloj
que no tiene siquiera la decencia
de mirarte, de dedicarte aunque fuera
un guiño cómplice de compasión, nada.
Se te nota la madera rota, dices,
y es verdad. Tu piel es un concierto
de violas y violonchelos rasgando
el telón rojo del éxito, un dédalo 
de carreteras que todas ellas llevan
al mismo paraje; tu desidia. 
Es perderse, eres brújula sin norte.
Búscale el sentido al latido
de un corazón incesante, que quiere
y no puede porque le pesan las alforjas. 
Estate aquí conmigo, en el seno del recuerdo.
Cuando duermas —no solo cuando reposes
la mejilla en la almohada— comprobarás
que estoy ahí, velando tu sueño, centinela. 
Es así, eres así y así son los abismos, yermos
y profundos en los que al final, en el fondo
de los fondos, yace una boca que te deglute,
te regurgita y te renueva, volver a empezar. 
Tu madera rota es la madera de los toneles
que viejo esperan un buen vino, y disfrutar...

 

Ver métrica de este poema

Comentarios5

  • Paco Jose Gonzalez

    Un poma sublime, mi alma, anda por esos ámbitos. En serio Rafael, un poema, magistral.

    • Alberto Escobar

      Me alegro de que te guste Paco. Recordarte que Rafael Escobar es otro. Un abrazo y espero que te encuentres lo mejor posible.

      • Paco Jose Gonzalez

        Perdón por el error Alberto, pero tenía claro a quien le comentaba el poema.jjjjj

      • MISHA lg

        ES PRECIOSO.... gracias por compartir poeta
        Es un vertebrar constante
        de columnas que sostienen una nada,
        es una manera de estar vivo
        sin vivir, solo ver pasar un reloj
        que no tiene siquiera la decencia
        que mirarte, de dedicarte aunque fuera
        un guiño cómplice de compasión, nada.
        besos besos
        MISHA
        lg

        • Alberto Escobar

          Te respondo una vez aunque me hayas escrito dos, si no te importa, jajaj. Me alegra verte por aquí por primera vez, si no me falla el hipotálamo, y que te gusten mis ocurrencias. Me equivoqué en el texto que transcribes en que quise poner " siquiera la decencia de mirarte", gracias por advertirme sin intención de ese error que he pasado ipso facto a corregir. Un placer Misha,

        • MISHA lg

          ES PRECIOSO.... gracias por compartir poeta
          Es un vertebrar constante
          de columnas que sostienen una nada,
          es una manera de estar vivo
          sin vivir, solo ver pasar un reloj
          que no tiene siquiera la decencia
          que mirarte, de dedicarte aunque fuera
          un guiño cómplice de compasión, nada.
          besos besos
          MISHA
          lg

        • Martha patricia B

          Rafael que envidia tu, si siendo "madera rota". Brillas así... Que tal nueva?. Abracitos

          • Alberto Escobar

            Soy Alberto Martha. No soy yo la madera rota, es ella. La rotura a la que aludo son muescas que la vida te va esculpiendo inevitable, es muestra de que vives y por lo tanto son celebrantes. Un abrazo Enriqueta jajaj.

            • Martha patricia B

              Jajajajaja no se porque se me cruzó el nombre de Rafael, pero lo de la madera es como intérprete tus letras. Para no hacer largo el chico aclaro que siempre que tengo la oportunidad de leer lo que escribes, quedo gratamente sorprendida. Y disculpa la equivocacion. Te envío un abracito para resarcir la falta.

            • María C.

              Muy cierto la vida va horadando la madera del vivir.
              Un abrazo

              • Alberto Escobar

                Para ti siempre María. Gracias,

                • María C.

                  Merci ALBERTO.



                Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.