H Z

Carmesi

 

Es nuestra sangre la tinta que escribe

En rojo brillante la historia que nos persigue

Una historia que aun no tiene final

Y sé que ese día nunca ha de llegar

 

Un ángel apareció para iluminar mi vida

Alejando a los caídos que siempre me seguían

Fueron tus ojos mi punto de atención

Solo eso basto para mi pobre corazón

 

Un latido tras otro así comenzó

Este romance que el infierno nos concedió

   Tu noche es mi día así puedo verte

Tocarte y tenerte te juro para siempre

 

El sol ilumina este enorme jardín

Donde las aves cantan solo para ti

El himno que lleva tu nombre en el aire

Que llega a mis oídos con ese verso tan suave

 

El pecado redimió un alma sin amor

Y a los dos concedió su extraña compasión

Ahora es el presente de este amor

Los recuerdos intangibles de un futuro de dolor

 

Aun si para Dios no debo seguir

Nada me importa si tu estas aquí

Porque este sentimiento es mi alma y corazón

Y son tus besos mi dulce bendición

 

Y es que no puedo descifrar

El mito de mi realidad

Cuando mi conciencia llega a su triste final

Y mi corazón sigue las migajas que deja tu caminar

 

Es nuestra sangre la tinta que escribe

Una tragedia donde todo es posible

No hay felicidad más allá de la muerte

No cuando tus pecados el infierno te concede.

 

Comentarios1

  • KALITA_007

    He pasado a dejar mis respetos, y saluditos, por tu poema..
    A ti... Mi cariñito…
    Grato fue leerte…
    Kalita



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.