Eremita

El espejismo .

Ella era  una desgarrada humana, Presa de  sus errores, una niña abandonada que buscaba consuelo en lo desconocido, y el poseedor de  una apariencia seductora,  de esas que solo se consigue viviendo.

Aquel ser desconocido emanaba algo que  el no conocía, Su deseo crecía al imaginar su verdadero rostro , su cuerpo, y  alma .

Aquella niña adormecida, sumergida en su mundo de ideas, dejo el camino abierto hacia su alma, se desnudo de a pocos y sin darse cuenta un día se hallo desnuda frente a el, convertida en mujer.

el vislumbrado por su insana locura, se envolvió en su surrealismo y dejo que el tiempo guiara sus pasos, el mundo se equilibro y por un instante ambos se desearon en la misma magnitud, ,  ella olvido sus conflictos  y deseo ser feliz como nunca antes lo había echo ,se alimentaba de sus sueños , de su cordura, de su vida, aprendió a decir no, y su ego creció hasta rozar el cielo, aprendió a disfrutar la vida, sin remordimientos y con cordura.

 

Un día cuando el termino de explorar   todos los rincones de su alma, el nombre de aquella mujer enigmática se gravo en su lista de personas  irrelevantes; la luz que antes lo vislumbro se volvió hostigante, el espejismo del ser misterios se fue desvaneciendo, de a pocos el acorto  sus palabras y  dejo notar su ausencia, ella al intentar defenderse de sus sentimientos se encontró desnuda  sin argumentos para convencerse de que no lo amaba.

Hoy sus palabras son monosílabas y ella espera en  silencio que el vuelva a ver en ella, esa diosa llena de incógnitas, de cosas admirables y deseos intocables.

Se viste de a pocos, y camina de regreso  a su mundo de penumbras.

 

31/05/09

Comentarios1

  • ANEUDIS PEREZ

    muy lindo amiga y triste, que pena que el se fuera, se busco otra, lo siento



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.