Carmen -------

MELODÍAS DE SAL

MELODÍAS DE SAL

Abandonado el cuerpo en la arena dorada, la mente dormita en la quietud del viento, el corazón acompasado con el ritmo de las olas.

El agua de terciopelo, suben suavemente a besar los dedos de los pies, como un dulce amante.

 No hay dolores, ni pesadumbres, solo el bienestar profundo, percibido por las notas sueltas, de una melodía de suspiros, que invaden los sentidos, acallando el sufrir.

 El sol de enero calienta mi piel sin quemada, impregnándola de fragancias de sal, los poros bañados de brisa marina, empapa el sentir, de los olores blancos, llenos de paz.

 El viento suave hace que por un momento mi cuerpo, sienta la quietud del silencio, un estremecimiento de emociones plácidas, despierta el sabor de la esperanza, de aquellos sentimientos sembrado en el pecho, en espera que renazca el amor.

 Los ojos teñidos de mar, miran el techo del cielo entre hálitos palpitantes, que deja entrever los dorados rayos del sol y, el azul del cielo. Anegando el corazón de serenidad, a tientas busco entre los recuerdos, los leves sonidos rebosantes de amor, esparcidos por los angostos caminos, donde apago el enojo.

 De pronto, una voz de canela y miel me llama, alargando la mirada en lo lejano del mar, diviso las onduladas aguas, haciéndome oír su melodía, como un susurro amoroso, invitándome a soñar.

 El sol en el horizonte, con su color de fragua, con sus rayos recogidos, se desliza dulcemente del techo de nubes blancas, hasta las aguas gélidas, que se sonrojan candorosas, por la magnitud del encuentro.    Por fin el sol desaparece y el cielo se vuelve gris, en espera que las estrellas se asomen guiñando sonrientes, para que el nuevo amanecer, vuelva a brillar el sol con las melodías de sal. Haciéndome sentir que nada más que por eso, merezca la pena vivir.  

Carmen Arjona Berral.      

Ver métrica de este poema

Comentarios2

  • Ninfa de cristal 🧚

    Maravilloso!

    Sé muy feliz.

  • alicia perez hernandez

    Abandonado el cuerpo en la arena dorada, la mente dormita en la quietud del viento, el corazón acompasado con el ritmo de las olas.
    El agua de terciopelo, suben suavemente a besar los dedos de los pies, como un dulce amante.
    .....................
    Que hermosas ''MELODÍAS DE SAL'' nos dejas disfrutar y sentir en el placer que me da navegar en tu MAR de bellos versos.
    Apapachos mi bella Carmencita

    • Carmen -------

      Mil gracias por vuestra generosidad por comentar relatos que salen de las emociones percibidas y volcadas en mis poemas o prosas.Salusos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.