Raúl Carreras

Paciencia

«La paciencia es un árbol de raíz amarga, pero de frutos muy dulces»

Con el alba comienza el nerviosismo,
grata calma que torna en desazón,
un martirio que anula la razón
y a veces, cualquier signo de civismo.

La tregua se asemeja a un espejismo
e inquieta, vuelve rauda la tensión,
al punto de sentir irritación
si de nada te sirve el estoicismo.

Cuenta diez y respira muy profundo,
oculta los motivos de tu urgencia,
no te amargues, que no se acaba el mundo

y enfadado es peor la penitencia.
Tranquilo, no te muestres iracundo,
que esa angustia se vence con paciencia.

Comentarios1

  • María C.

    Asi es si estás enfadado tienes dos trabajos. estar así enojado y quitar el enfado.
    Un saludo cordial



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.