shao

Espíritu Santo

Espíritu Santo
Qué hermosa es tu presencia 
cuando lloro y no paro.
Y el corazón se quebranta 
como ríos del prado;
que mojan los pómulos 
y llegan a los labios.

 

Oh Espíritu Santo 
quién te buscara
para poder encontrarte,
de día y de noche
el que perseverase.
Mi alma se goza
y el corazón se complace.

 

Espíritu Santo ven,
toma mis labios 
y has mi cuerpo remecer
en mi espíritu otra vez.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.