angelcesar

HOMBRES (soneto alejandrino)

Cuando los hombres tienen la mirada perdida,
parece que no escuchan o buscan soledad,
es porque en sus maletas el peso de la vida
doblega sus esfuerzos sin ver la claridad.

Sus lágrimas se ocultan tal vez en esa herida,
quizás bajo la lluvia de toda intimidad.
Mientras del fondo surge, buscando la salida,
valor para afrontar el miedo a la oquedad.

Es un género a veces frágil, en otras rudo
con alma y corazón debajo esa coraza
dispuestos al amor, la base de su escudo.

Me sumo en este mundo ser parte de esa plaza,
por eso con orgullo relato y me desnudo
antes que el frío ocaso dé cierta su amenaza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.