Ignus rocha

Buzo de ciudad

Pestañeo consecutivo

Me inmerjo en el núcleo,

Por un momento, 

Y es como agua espesa, en el mundo de los sueños,

Soy un nadador sobre plasma de estrellas , 

Cuando niño era más viejo, 

Y borraba con cada pestañeo la inconsistencia

La inconsciencia tan abundante, que configuró mi desplante,

Una vez crecido, más duro, menos maduro, menos fragante,

Soy un navegante, colgando de la nave, soy el ancla en cada parada espacial, 

En cada circuito danzante,

Con mis extremidades sangrantes recuerdo el peso que cargo,

Que soy timón y tripulante, 

Que soy alma y almirante,

Y me sumerjo, en el propósito divino,

De la vida arte y parte,

¿Cuándo me perdí en un fragmento?

¿Con qué sufrimiento?

Si soy perfume al medio día

Si soy dulzor y armonía...

Y en cada pestañeo regreso adentro.

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.