ALam

PALOMAS DE LA ERMITA.

 

 

Llovía ...llovía a cántaros una tarde 

en Coyoacán, el lienzo de las memorias

mientras al son de un beso en su verde parque

fueron tejiendo azhares un par de historias.

 

Se confundió el ocaso cuando la noche 

sobre Caballo Calco anunció la aurora

trayendo dentro el alma un inmenso goce...

ese tan conocido por quien lo nombra.

 

Fue Coyoacán, entonces, la voz más tierna,

y fue entidad , planicie, país, galaxia...

Un universo entero en la voz más cierta!

 

Es por eso que, al borde de aquella iglesia

se convoca a los mirlos  por la mañana

cada Domingo Nueve , con su verbena

 

Escuchan el llamado de fuente nueva,

acuden en concierto de diez guitarras

logrando con su trova que el tiempo vuelva.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.