La guerra que vendrá

andrea barbaranelli

Me permito volver a publicar unos versos que ya publiqué aquí en Poemas del Alma el primero de junio de 2019 y que muy pocos leyeron, pienso porque el tema parecía disparatado. Ahora solo el título es inactual: la guerra no vendrá, ha venido.

 

Y nosotros

Tan frágiles

Tan desesperados

Moviéndonos

Cautelosamente

En el borde

Del precipicio

Ya tienes que postergar

Tu viaje

Postergarlo sine die

Aplazarlo

Suspenderlo

Anularlo

Aquí ya empezaron

Los movimientos de las tropas

Los primeros bombardeos los ataques

El vuelo a ras del suelo de los aviones

Ametrallando las calles

Las persecuciones casa por casa

Los fusilamientos

El corte

De las vías férreas

De las autopistas

De los abastecimientos

Comenzó

Inesperada

La guerra

Que nadie quería

Ya no puedes viajar

No puedes

Venir aquí

A este continente

Para encontrarte conmigo

Libremente

A este continente

Donde

Reinaba la paz

Donde

Ni memoria quedaba

De las ruinas

De los escombros

De las casas destrozadas

De la última guerra

De esa guerra

Tan antigua

De esa guerra

De los tiempos antiguos

De mi niñez

Tan remota

Ya no podemos viajar no podemos

Libremente viajar

A lo largo del país

A lo largo de los países

A través de los paisajes

De las ciudades y los pueblos

De este continente

Con nosotros

Tan frágiles

Tan transparentes

Como

Fantasmas

Errando

En la margen del mar

En la margen del agua

Del agua que nos separa

Del mundo de la muerte

Del agua que nos une

Al mundo de la muerte

El agua

En que nos reflejamos

Ya sin palabras

Ya mudos.

 

 

 

 

  • Autor: andrea barbaranelli (Offline Offline)
  • Publicado: 14 de abril de 2022 a las 14:43
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas: 43
  • Usuario favorito de este poema: Texi.
Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales

Comentarios1

  • C. Eduardo Barrios (Ex-Toki)

    Sí poeta, cada disparo es a la humanidad toda, así lo comprendo, y la metralla repitiéndose desde tiempos inmemoriales ascendiendo y bajando, ha sido permanente, sin respiro, amplia o localizada, igual es cruel, espantosa, indeseada...

    Un abrazo inmenso poeta de los buenos

    • andrea barbaranelli

      Así es, querido Toki. Un gran abrazo de mi parte.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.