El perro

andrea barbaranelli

 

Ese perro que quedó atado

a la cadena mientras todos huían

y nadie se detuvo para

desatarlo, queda ahí

y ladra en el silencio o quizá ya

ni ladra; lo habían adiestrado

a que ladrara para avisar de los peligros,

pero ahora ha avisado y todo el mundo

ha huído y a nadie

se le ocurrió de salvarlo a él también.

Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales

Comentarios1

  • Tito Rod

    Cuando el dueño es más
    "bestia" que el perro,

    La de peleas que he tenido
    por este asunto, con ciertas vecinos
    míos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.