Narangel

Nada tengo

Tus ojos son el lucero de mi destino

Tus labios, el agua de mi camino

Mi alma rota, la mochila de lo que me sobra

Mi corazón cansado busca donde anidarse mientas el viento borra las huellas.

No hay vuelta atrás



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.