Oscuro sentir

María, Madre Nuestra

Oh proclamada, seas bendita

con tan hermoso esplendor

como tu gran divino amor.

 

Hoy, en presencia de este pueblo

te hago entrega de una rosa

que no se iguala a tu belleza.

 

No existe santo o santa

elegido en esta tierra

que tenga tu cálida pureza.

 

Desearía sentir en esta tierra

tus besos de amor matutino

me lleven a un mágico

y celeste camino.

 

Madre, bajo tu sagrado manto

bendice a tus hijos amados

que día a día te hacen entrega 

de una rosa de amor.

 

 

Oscuro Sentir


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.