Javier Bermejo

Intransigencia

Occidente se marea entre prisas y ansias

es ahora, ya, porque sí y para mi,

mi mundo es único, sólo yo existo.

No sé lo que quiero pero lo quiero.

 

En mi percepción de mundo me inundo.

Mi afán de conquista no se chista.

Mi modelo de vida me envida.

Mi razón siempre sin corazón.

 

Piel fina, cristalina.

Con coraza de caza.

Armadura bien dura.

Con escudo rudo.

 

Necesito, quiero, exijo,

reclamo, pido, preciso,

me urge, ¿vale? 

 

¡Qué agotamiento!

¡Qué fatiga!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.