miguelangel2889

BLANCA PALOMA

 

 

Blanca paloma 

alma dormida, 

¡qué dulcemente 

caminas! 

entre mis sombras, 

¡mirad, cual 

arqueológicas pupilas...

dan por testimonio 

el misterio y el encanto

del cual asombras! 

Una reliquia tan sutil 

con unos ojos 

de conquista, 

poniendo tiernos 

corazones 

casi muertos 

con tu faz divina. 

Por eso, blanca 

sé mi compañía, 

del camino que tengo 

en el ocaso 

y del inmenso 

amor que vendría. 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.